Económico

Un entorno saludable es la base para una economía saludable.

 

Creemos que las buenas prácticas medioambientales y sociales respaldan las ganancias. Pueden incrementar los rendimientos, los valores del capital de los campos y su potencial para iniciativas alternativas. También pueden mejorar la productividad del equipo, la permanencia del personal y reducir los riesgos económicos, tanto a corto y largo plazo.

DESTACAR LOS RETORNOS SOSTENIBLES SOBRE LAS GANANCIAS TEMPORALES

Creemos en destacar los retornos sostenible sobre las ganancias temporales.

Queremos administrar nuestra tierra de la forma más sustentable y óptima. Esto requiere tiempo y recursos, pero tenemos confianza de que nos proporcionará ganancias en el largo plazo, y lo que es más importante, va a mejorar la tierra para generaciones futuras.

 

En nuestros bosques en Rumanía, nos hemos enfocado en el raleo de áreas forestales con arboledas más jóvenes. Esto significa una pérdida a corto plazo pero, a largo plazo nos proveerá de mejores bosques y consecuentemente, un mayor ingreso en un plazo de 50-80 años.

MINIMIZAR INSUMOS Y MAXIMIZAR RESULTADOS

Intentamos minimizar nuestro uso de fertilizantes, plaguicidas, herbicidas y fungicidas.

 

Por ejemplo, el manejo de los cultivos que mejora la fertilidad del suelo a través de un uso sensato de fertilizantes reduce los requisitos para la entrada de nutrientes y ayuda a mantener la materia orgánica del suelo.

 

En los Estados Unidos estamos trabajando con un equipo de expertos para optimizar el uso de fertilizantes en nuestros huertos de pistachos, mientras mantenemos rendimientos altos y la vitalidad de los árboles a largo plazo.

 

 

 

MENOR CONSUMO Y FUENTES DE ENERGÍA MÁS ECOLÓGICAS

Buscamos minimizar el uso de energía y por lo tanto, intentamos utilizar las tecnologías con mayor uso eficiente de la energía.

 

Asimismo, buscamos energías alternativas de acuerdo a su aptitud regional y a sus calidades estéticas.

 

En Nueva Zelanda hemos construido una planta hidroeléctrica. Producirá 535MW por año, que es suficiente para alimentar 100 hogares basados en el consumo medio de Nueva Zelanda.

 

Ingleby Nueva Zelanda utiliza 180MW por año, entonces la planta hidroeléctrica será más que suficiente para satisfacer nuestras necesidades energéticas.

MENOS RESIDUOS, CON ELIMINACIÓN RESPONSABLE

Seguimos el mantra “evitar, reducir, reutilizar y reciclar”.

 

Nos enfocamos en reutilizar los desechos in situ, beneficiándonos de los desechos con valor para otros e investigando métodos más ecológicos de eliminación.

 

También intentamos educar a nuestras comunidades locales sobre el manejo responsable de los desechos.  En colaboración con escuelas locales en Rumania, hemos organizado días de recolección de basura de forma exitosa.

 

Estamos comprometidos con la agricultura comercial que cuida a la gente y a la naturaleza