Ambiental

No heredamos la tierra de nuestros ancestros, se la pedimos prestada a nuestros hijos.”

[Proverbio de los Indígenas Americanos]

 

Una ecología saludable es la base para una economía saludable. Como administradores de la tierra, utilizamos nuestros conocimientos para desarrollar nuevas prácticas y tecnologías. En el mundo de la agricultura y más allá, queremos ser un ejemplo de “hacer un buen trabajo al hacer el bien”.

SUELOS FÉRTILES Y BIEN ESTRUCTURADOS

Un buen suelo, junto con nuestras aptitudes humanas, es nuestro recurso más importante. Mantenemos suelos fértiles y bien estructurados con cantidades óptimas de aire, agua, nutrientes y actividad biológica.

 

Limitamos la erosión, la compactación, la contaminación, el escurrimiento, los desequilibrios de nutrientes y la salinización, y exploramos medidas para mejorar el suelo de forma natural.

 

En Argentina aramos la tierra mínimamente. La plantación se lleva a cabo a través de plantaciones previas residuales que incrementan la humedad natural y la materia orgánica en nuestro suelo.

 

BIENESTAR Y CRÍA DE ANIMALES

Cuidamos la salud y comodidad de nuestros animales en cómo son alimentados, alojados, mantenidos ocupados, medicados, tratados y transportados.

 

Practicamos un buen manejo de la ganadería. Trabajamos para prevenir el daño del suelo relacionado con el ganado, la contaminación del agua, la pérdida del hábitat y la propagación de enfermedades animales a los seres humanos.

 

En Nueva Zelanda, trasladamos al ganado ovino entre las dehesas utilizando puertas y hacemos un uso mínimo de perros de trabajo. El ganado ovino encuentra el camino hacia la nueva dehesa y esto reduce los niveles de estrés en nuestro ganado ovino de forma significativa.

CULTIVOS NATURALES Y VARIADOS

Al seleccionar los cultivos, hacemos la selección de una amplia reserva genética, empleamos la rotación de cultivos y mejoramos el mosaico de cultivos en el área. Utilizamos organismos genéticamente modificados (OGMs) en naciones donde es aceptado.

 

Practicamos el manejo responsable integrado de pesticidas en nuestros campos e investigamos métodos complementarios de mejora natural de cultivos y su protección. Estamos prohibiendo el uso de pesticidas peligrosos en el mundo, aún si estos son aprobados por las autoridades locales.

 

En Victoria, Australia tenemos un programa de manejo integral de plagas. Seguimos las poblaciones de plagas y los insectos beneficiosos en los cultivos y las pasturas asegurándonos que solamente controlamos las plagas cuando es necesario.

ECOSISTEMAS SALUDABLES, RICOS EN ESPECIES

Un paisaje de campo vital es crucial para todos los aspectos de la agricultura, que incluye la calidad del agua y del suelo, y la salud de los animales y de los cultivos. Fomentamos las especies autóctonas, diversas, en peligro y que son importantes para el medio ambiente, así como protegemos sus hábitats y ecosistemas.

 

Algunas partes de nuestros bosques están bajo la protección de Natura 2000. Natura 2000 fue diseñada para proteger los hábitats y las especies más seriamente amenazadas en Europa. Nuestro estudio de evaluación ambiental del área ha demostrado que albergamos varios de los carnívoros más grandes de Europa tales como el lince, los lobos grises y los osos pardos.

AGUA LIMPIA Y ABUNDANTE

La agricultura depende del agua. Utilizamos el agua de forma eficiente y limpia. Para producir “más cultivos por gota”, utilizamos los mejores sistemas de riego, evitamos el uso innecesario de agua y reciclamos el agua cuando es posible.

 

Protegemos al agua de los campos de fertilizantes, químicos, sedimentos y desechos animales al promover zonas tapón ribereñas donde no se llevan a cabo actividades agrícolas.

 

En Tasmania, estamos utilizando de manera eficaz la agricultura irrigada con nuestros 21 pivotes de riego.  Para asegurar que no haya efectos ambientales adversos por el riego, hemos investigado la cuenca de drenaje, la salinidad y los efectos de salida y hemos creado pautas de riego interno.

CAMPOS HERMOSOS

Nuestros campos deben ser hermosos, limpios y ordenados. Siempre tenemos presente el atractivo estético de nuestros campos.

 

Protegemos las características naturales, históricas y arquitectónicas, creamos una cultura de orden y limpieza en nuestros campos, y fomentamos la jardinería y la plantación de árboles.

 

En Uruguay hemos renovado los antiguos edificios en todos nuestros campos respetando los colores tradicionales locales y el diseño en general.

Creemos que la buena agricultura puede alimentar al mundo y proteger al medio ambiente