Bosques de Rumania

Ingleby invierte en bosques sostenibles, naturales y revitalizados, combinando tanto los objetivos ambientales como los económicos.

 

Aproximadamente 100 kilómetros al noroeste de Bucarest, Ingleby tiene tres bosques de gran envergadura que suman un total de 7,261 hectáreas.

 

Las especies de hoja ancha dominantes son la haya, el roble, el Carpe y la lima, pero también tenemos cereza, fresno y arce. En uno de los bosques también tenemos picea y abeto.

 

Casi la mitad de los árboles tienen entre 60 y 80 años. Los bosques son aún jóvenes y nuestra tarea principal es su raleo, con lo que mejoramos la calidad y la composición de las especies.

 

Promovemos la regeneración natural. Esto quiere decir que cuando el bosque llegue a su punto de cosecha, reduciremos la densidad del bosque para que plantas jóvenes puedan crecer.

No practicamos la cosecha intensiva. Sólo eliminamos los árboles viejos una vez el bosque se ha regenerado 100% con árboles jóvenes (este proceso tarda unos 30 años). También protegemos grandes árboles centenarios, que normalmente están descompuestos por dentro. Su importancia es vital para la fauna y flora específica del bosque, ayudando a mejorar la biodiversidad en nuestros bosques.

 

Como regla general, seguimos los principios FSC para la gestión forestal responsable.

 

 

Ambiental

Los bosques sostenibles preservan el medio ambiente natural. Atraen a turistas, ya sean caminantes o excursionistas, quienes se sorprenden por la flora y fauna que se mantiene de forma responsable en equilibrio con la naturaleza.

 

Uno de los bosques está situado en una de las áreas más espectaculares y con más abundancia de vida silvestre de Rumania. A menudo vemos jabalíes, osos pardos, lobos grises, gatos salvajes, venados y linces. A veces se observan rebecos en las soleadas pendientes montañosas vecinas.

 

Hemos construido una buena relación con las comunidades locales. Nos enfocamos en proyectos educativos medioambientales que nos permiten cuidar el bosque. Esperamos que estos proyectos enseñen a las comunidades locales a respetar y a cuidar los bosques tanto como lo hacemos nosotros.

Actualmente, estamos ocupados con el raleo de las áreas forestales tirando abajo los árboles que tienen un pobre rendimiento. Tenemos una gran superficie del bosque con árboles que tienen entre 80 y 100 años. No serán cosechados hasta que tengan al menos 110 años, por lo tanto un raleo regular ahora asegurará un bosque de alta calidad en 20 o 30 años.” Gabriel Miron, Bosques de Rumania de Ingleby